La balsa del Medusa

 

1580 1 Gericault-La balsa de Medusa 1818-19-Museo Louvre-Tamaño reducido y retocado
Le Radeau de la Méduse, Théodore Géricault, 1819

En 1814, tras el fin del Imperio Napoleónico, las naciones europeas iniciaron el período conocido como Restauración. Las fronteras y las nacionalidades se agitaban y movían, dando paso a futuras revoluciones y nuevos Estados, que a su vez pusieron las bases de la Europa Moderna. Las veleidades revolucionarias iban quedando lejos, y los grandes imperios imponían de nuevo sus leyes.

En 1816 Inglaterra devolvía el territorio correspondiente al actual Senegal a Francia. Francia, bajo el reinado de Luis XVIII, enviaba una de sus más gloriosas fragatas a recuperar el importante puerto en un acto de colonialismo y grandeur.

Se designó como capitán a Hugues de Roy de Chaumereys, un noble advenedizo y ultra monárquico, que no conocía el olor del mar y las tablas de un barco desde hacía más de 20 años. Su carrera había consistido en ir de despacho en despacho solicitando favores usando su condición de privilegiado.

Con este personaje dirigiendo el viaje pronto llegaron los problemas. El Méduse, que así se llamaba el barco, navegó a todo trapo frente a las costas de Mauritania hasta que embarrancó en un banco de arena, haciendo caso omiso de las indicaciones de los dos barcos que lo acompañaban. Si bien en un primer momento parecía que podrían sacar la fragata de la situación, los vientos de poniente iban adentrando más y más la fragata y a sus ocupantes en la tragedia.

Unas horas más tarde, de Roy decidió que debían abandonar la nave. Así, el capitán junto al nuevo gobernador de Senegal y su familia y la mayor parte de los oficiales ocuparon los 5 botes salvavidas existentes. Se hallaban a 60 millas de la costa, y parecía que si los vientos eran favorables lograrían salvarse. Sin embargo,  147 hombres no cabían en los botes, así que construyeron una balsa con los mástiles de la ex-rampante fragata.

balsa del Meduse

Se acordó que los botes salvavidas arrastrarían a la balsa, unidos por cabos y sogas. Sin embargo, en un acto de cobardía inconfesable, en unas pocas horas los cabos fueron cortados, y los 147 tripulantes pasaron a convertirse en náufragos abandonados a su suerte.

Navegaron a la deriva durante 13 días. En esos días, 119 hombres murieron de hambre, sed o desesperación. Muchos se suicidaron tirándose al mar. Los 28 supervivientes recurrieron al canibalismo para sobrevivir; algunos enloquecieron para siempre y otros quedaron gravemente enfermos. Sin embargo, como en tantas otras ocasiones a los largo de la historia, unos pocos se sostuvieron y pudieron contar su descenso a los infiernos, con la intención de mostrar al mundo la ignominia y vergüenza de aquel capitán, y todo lo que él representaba.

Cuando los supervivientes llegaron a las costas de Senegal, rescatados por el Argus, supieron que nadie había informado de la deriva de la balsa, eliminando así la posibilidad de un rescate, y asegurando también que no hubiera  una acusación deshonrosa. Los afectados, al volver a Francia y explicar lo sucedido, fueron apartados de sus cargos, mostrando a la posteridad la bajeza del Estado francés y sus mecanismos de poder. Pero su historia ya había pasado a la posteridad.

El Romanticismo trajo consigo la voluntad de documentar los sucesos, que en una secuencia intensísima se iban sucediendo en Europa, uno tras otro. La realidad pedía ser explicada, y la aventura de la Méduse, mucho más. Eran muchos los artistas que buscaban documentar la realidad, y verdaderamente había muchas realidades que contar.

Théodore Gericault era un joven pintor, que necesitaba hacerse famoso. Con 27 años, se encerró en su estudio con su ayudante durante varios meses. Recogió cadáveres en la morgue de Paris para conseguir reflejar fielmente el aspecto de la carne muerta. Construyó una réplica a tamaño real de la balsa, e inició la creación de una obra de arte que ha llegado hasta hoy sin perder un ápice de su actualidad. Se entrevistó con varios supervivientes. Varios amigos y conocidos posaron para él.

Experimentó con el uso del betún, con el fin de lograr superficies tan oscuras, tan negras, que no reflejaran ningún tipo de luz. Quizás intentado emular la oscuridad del alma del capitán de Roy. Y también la oscuridad de un sistema que utilizaba el poder para tapar los errores de sus miembros más corruptos.

Géricault colocó a un hombre negro en la cúspide de la pirámide compositiva de su obra. El hombre negro es el que aún conserva fuerza para agitar un trapo ante el Argus, que se ve como un pequeño punto en el horizonte, y que tardó 24 horas en ver a los supervivientes. La esclavitud y la Restauración quedaban denunciadas en una obra tan magnífica como terrible.

He podido observar en tres ocasiones esta obra en el Museo del Louvre. Cada vez que la observo siento con mayor profundidad la oscuridad del episodio. Y lo cierto es que a día de hoy, no tengo que esforzarme demasiado para comprobar que hay que seguir denunciando a los cobardes, a los Estados, a todas las instituciones que hoy por hoy siguen dejando naufragar los ideales de la fraternidad. 

Mientras, yo sigo explicando historia a mis alumnos.

Nihil novum sub solem

http://www.elpunt.cat

Imagen de un rescate de Proactiva Open Arms. @CAMPSOSCAR

Anuncios

2 comentarios en “La balsa del Medusa

  1. “Los afectados, al volver a Francia y explicar lo sucedido, fueron apartados de sus cargos, mostrando a la posteridad la bajeza del Estado francés y sus mecanismos de poder. Pero su historia ya había pasado a la posteridad.”

    El poder vol imposar el seu relat. Però el relat és més poderós que qualsevol poder i, finalment, s’imposa. Quasi sempre massa tard per als protagonistes.
    TN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s