Pessoadas

trinidad pessoana

El otro día un compañero de trabajo quiso presentar a los alumnos de mi clase de historia la figura y obra de Fernando Pessoa. Nosotros en las clases de historia hablamos de la pobre participación de Portugal en la Primera Guerra Mundial y de la situación de nostalgia imperial y política convulsa, mientras Bertran R. nos presentaba a un hombre mitad misterio, mitad poesía, que se dividió o multiplicó (según se mire) en 72 heterónimos. El acto heroico de la situación consistió en presentar un autor del todo inabarcable en dos sesiones de una hora. Pero como en esta vida limitada estamos condenados a los placeres efímeros me pareció que dos horas eran muchísimo más que nada. Y en un blog titulado Gratitudine solo cabe agradecer el gran esfuerzo de Bertran por introducir a los adolescentes en los vericuetos de la vida y la literatura en un espacio y tiempo limitadísimos.

Pero lo más interesante para mí, más allá del disfrute que significó asistir de nuevo a una clase de literatura, fue la lectura que pude hacer de alguno de los escritos de Pessoa, hallando en él un auténtico contemplativo contemporáneo. Hay un refrán ruso que dice: “Si vas con un martillo en la mano, todo te parecerá un clavo”, así que yo, que llevo tres años leyendo a contemplativos de todas las épocas y tradiciones, desde la sufí hasta la cristiana medieval, hallé en Pessoa un trasunto de místico moderno.

Pessoa afirma de Bernardo Soares, autor del “Libro del desasosiego” (sólo el título ya indica la necesidad de una búsqueda):  “Bernardo es un semiheterónimo porque no siendo su personalidad la mía, es no diferente de la mía, sino una mutilación de ella. Soy yo, menos el raciocinio y la afectividad». La última frase de esa descripción es la perfecta definición de la aspiración de un contemplativo. La desnudez del yo tras el abandono del pensamiento y la emoción. Ese “soy yo, sin raciocinio ni emoción” se puede interpretar como una cristalización posible de una forma particular de saudade, pero cabe también interpretarla como la búsqueda de alguna verdad duradera tras todos los velos del ego y la cultura.

Pessoa-Soares escribe: “He nacido en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes habían perdido la creencia en Dios, por la misma razón que sus mayores la habían tenido: sin saber por qué. Y entonces, porque el espíritu humano tiende naturalmente a criticar porque siente, y no porque piensa, la mayoría de los jóvenes ha escogido a la Humanidad como sucedáneo de Dios. Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado. Por eso no he abandonado a Dios tan ampliamente como ellos ni he aceptado nunca a la Humanidad. He considerado que Dios, siendo improbable, podría ser; pudiendo, pues, ser adorado; pero que la Humanidad , siendo una mera idea biológica, y no significando más que la especie animal humana, no era más digna de adoración que cualquier otra especie animal. Este culto de la Humanidad, con sus ritos de Libertad e Igualdad, me ha parecido siempre una resurrección de los cultos antiguos, en que los animales eran como dioses, o los dioses tenían cabezas de animales.”

Es evidente que habita en Pessoa un místico en las formas. Pero un místico sin fe (como le define Andrés Ordóñez), capaz de observar los laterales de la multitud, de hallar espacios para el silencio y la contemplación y de aceptar a Dios sin aceptar del todo a la Humanidad, en una brutal contorsión intelectual. Muy capaz de observar la multitud en la que está inserto así como de explorar su propia interioridad de forma incansable, para no llegar a ninguna conclusión. Muy capaz de reducir la Humanidad a una mera idea biológica, para posteriormente ahogar idea y humanidad en el alcohol y el desasosiego.

Espero que los alumnos hallaran en la convivencia, en la generosidad de Bertran y en el gusto por la literatura una muestra de la validez de la búsqueda persistente de sentido. Y aunque no apareció en la clase, también es de Pessoa esta gran verdad:

“Después de todo, quién soy yo cuando no juego?”

Gràcies Bertran!

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Pessoadas

  1. Pessoa s’heteronimitza en Albert Caeiro i diu:

    Prou metafísica hi ha a no pensar en res.

    ¿Que què en penso, jo, del món?
    ¿Què sé jo què en penso, del món?
    Hi pensaria si em posés malalt.

    ¿Quina idea tinc de les coses?
    ¿Quina opinió em mereixen les causes i els efectes?
    ¿Què he meditat sobre Déu i l’ànima
    i sobre la creació del món?
    No ho sé. Per a mi pensar en això és aclucar els ulls
    i no pensar. És tirar les cortines
    de la meva finestra (que no té cortines)

    ¿El misteri de les coses? ¡Què sé jo què és el misteri!
    L’únic misteri és que hi hagi qui pensi en el misteri.
    Aquell que s’està al sol i acluca els ulls
    comença a no saber què és el sol
    i a pensar en un munt de coses plenes de calor.
    Però obre ulls i veu el sol,
    i ja no pot pensar en res,
    car la llum del sol val més que els pensaments
    de tots els filòsofs i de tots els poetes.
    La llum del sol no sap què fa,
    i per tant no s’erra, i és comuna i bona.

    ¿Metafísica? ¿Quina metafísica tenen, i doncs, aquests arbres?
    La de ser verds, de tenir capçada i branques
    i de donar el fruit quan els pertoca, i això no ens fa pensar,
    a nosaltres, que no sabem parar-hi esment.
    ¡Quina metafísica, però, millor que la d’ells,
    la de no saber per què viuen
    ni saber tampoc que no ho saben!

    Constitució íntima de les coses…
    Sentit íntim de l’univers…
    Tot això és fals, tot plegat no vol dir res.

    ——

    Això és el fragment inicial del poema V de El guardià de ramats d’Alberto Caeiro. Quan vulguis et deixo la continuació, que és la part bona del poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s